Una joya Musical

Loading...

martes, 10 de mayo de 2011

QUE PASO CON EL PATRONO DE BUGA ?


Si hablamos de la Historia actual de Guadalajara de Buga, sin duda alguna afirmaríamos que el protector de la ciudad es El Señor de los Milagros, pero si echamos un vistazo atrás, encontraríamos quien fue el verdadero el Patrono de la ciudad.


Recordemos que uno de los sismos más conocidos de la Epoca Colonial en el Virreinato de la Nueva Granada es el llamado terremoto de Buga, ocurrido el 9 de julio de 1766 a las cuatro de la tarde. Aunque durante la Colonia y en el siglo XIX hubo terremotos mucho más devastadores (1785, 1827 por ejemplo) el de Buga quedó muy grabado en la memoria del pueblo neogranadino. El terremoto de Buga es, junto con el terremoto de 1925 de Cali, el único sismo histórico importante entre los conocidos hasta ahora con epicentro en el Valle del Cauca.


Fuertes temblores de tierra arruinaron la iglesia parroquial y otros edificios. Los temblores se repitieron de hora en hora, hasta el día 19, y el último se sintió el día 23. Los vecinos poseídos de terror, abandonaron las casas y se alojaron en cabañas de guadua, construidas en despoblado o en las plazas, de día y de noche, expuestos a la intemperie y víctimas de continuos sobresaltos.


El Cabildo reunido adoptó por patrono de la ciudad a San Emigdio, abogado de los temblores, para que éstos cesaran, y prometió para que no se repitieran que en lo sucesivo se celebraría en la ciudad, pomposamente, la fiesta de este santo el 9 de julio, cosa que se cumplió hasta principios del siglo XX.


Los Jesuitas en Buga, iniciaron la tradición de venerar a San Emigdio y nombrarlo Patrono de Buga, para que cuidara a la ciudad y sus habitantes de un nuevo terremoto, al año siguiente los jesuitas fueron expulsados en 1767 y sus bienes fueron tomados en inventario por el oficial del Santo Oficio.



Al ser expulsados los Jesuitas por orden del rey Carlos III el 27 de febrero de 1767, llegaron a Buga los Franciscanos, Dominicos y Mercedarios para tomara su cargo, los pueblos misioneros de estas tierras, fueron ellos los encargados de continuar con la tradición de celebrar cada 9 de julio la fiesta patronal de San Emigdio, fiesta religiosa donde se veneraba al Santo Patrón , como lo hacemos cada siete años con nuestro Señor de los Milagros, casi por 141 años se celebró dicha festividad la cual terminó olvidándose por completo hacia el año de 1908.


Una imagen de San Emigdio era el motivo principal de la precesión que recorría la ciudad, para pedirle al Santo que no se repitiera un terremoto por estas tierras, el frente de las casas se arreglaba y las mejores pompas se vestían por este día.



No se sabe a ciencia cierta porque no volvió a recordarse de quien fuera el Patrono de los Bugueños y protector de los terremotos, San Emigdio, a quien se le rinde culto en ciudades de los estados Unidos como Los Ángeles y San Francisco, zonas donde se suceden fuertes y frecuentes movimientos telúricos. Según las "actas" Emigdio era un alemán originario de Treveris. Después de su conversión al cristianismo, se trasladó a Roma en la época del Papa Marcelo I. Lleno de celo por la fe, Emigdio entró a un templo pagano y derribó una estatua de Esculapio (es un antiguo símbolo asociado con la astrología y la curación de enfermos mediante medicina –Mitología Griega. Consiste en una serpiente El nombre del símbolo deriva de su precoz y extensa asociación con Asclepio, hijo de Apolo). Ello enfureció tanto a los paganos, que el Papa Marcelo I para protegerlo le ordenó sacerdote, le consagró obispo y le envió a evangelizar el territorio de Ascoli Piceno (ciudad al centro de Italia). Fue decapitado durante la persecución de Dioclesiano, junto con los santos Eupolo, Germán y Valentín. Dado que San Marcelo ciñó la tiara pontificia en el año 308. La fiesta de San Emigdio se celebra en Italia el 9 de agosto.



Hoy mas que nunca deberíamos de recordar cada 9 de Julio a San Emigdio, máxime cuando se avecina el Terremoto electoral en Buga.